8/10/09

Club Balonmano Valladolid

Verano de 1991. La inquietud en la ciudad tras la desaparición de ACD Michelin como equipo de División de Honor, es notable. Pero la gente del deporte vallisoletano y, especialmente, del balonmano, reunida en asamblea, está dispuesta a no perder el testigo michelino.

Es el 3 de junio del mismo año y se adopta una decisión unánime: crear un nuevo club. Nace así el Club Balonmano Valladolid amparado en la entrega de 10.000 pesetas a fondo perdido de los asistentes a dicha reunión y algunos más, otra cantidad procedente de la empresa Michelin y un montante aportado por el patrocinador Inmobiliaria Arcos. Total: 270 mil euros aproximadamente (45 millones de pesetas).

A partir de entonces, y luciendo su escudo compuesto por una "C" y una "B" destacando en primer plano sobre una gran "V" formada con las llamas que figuran también en el escudo de la ciudad y orlado por la laureada concedida a la capital en 1962, el BM. Valladolid vivió momentos difíciles con plantillas humildes, con los presupuestos más bajos de la División de Honor y sin extranjeros durante campañas consecutivas, sólo acariciando triunfos o con estrecheces económicas de gran calado, como la que llevó a un encierro de 16 días a jugadores y segundo técnico en febrero de 1995, para presionar en solicitud de ayuda.

Sin embargo, con paciencia, humildad y saber hacer, nada pudo interrumpir la continuidad en la Liga Asobal y la llegada del crecimiento organizativo y deportivo. Con ello, el primer equipo se ha convertido en uno de los cualificados en el panorama nacional e, incluso, allende nuestras fronteras, mientras que los conjuntos filiales han sido estandarte en el balonmano hispano como consecuencia de la clara apuesta de cantera que siempre ha mantenido el club. Un club que, tras muchos años de ser estandarte, elige en 2008 su bandera y su mascota. La primera, de color amarillo con triángulos laterales morados, al estilo de su indumentaria de juego y recordando siempre a las llamas del escudo de Valladolid. La segunda, de nombre "Ansurito" y elegida en votación por los socios, adoptando los mismos rasgos característicos del vestuario de los jugadores pero adornándose con un sombrero de amplia pluma para tratar de emular, tal vez, al medieval fundador de la ciudad, el conde don Pero Ansúrez.

En todo caso gracias a un gran trabajo de coherencia puesto en marcha desde las directivas del club presididas por Antonio García Barrera (hasta 1993), Andrés Martín de Paz (1993-1999), Jaime González (1999-2005) y Dionisio Miguel Recio (desde 2005 y con reelección en 2008), apoyado básicamente en los jugadores que han contribuido con abnegación, combatividad, solidaridad y compromiso (valores fundamentales de este club desde siempre), y en los dos únicos entrenadores habidos desde su fundación: Manuel Cadenas (desde la temporada 91-92 hasta la 94-95) y Juan Carlos Pastor (desde la campaña 95-96).

Así, no es de extrañar la llegada de éxitos y puestos de privilegio vividos de manera ejemplar por la reconocida y galardonada afición vallisoletana. Tres títulos nacionales: Copa Asobal 2002 y Copas del Rey 2005 y 2006. Cuatro subcampeonatos nacionales: Copa del Rey 2000, Supercopas 2001, 2006 y 2007. Cinco subcampeonatos continentales: Copa EHF 1999, Copa City 2000, Supercopa 2003, Recopa 2004 y Recopa 2006, además de alcanzar las semifinales en la Liga de Campeones 2007 y en la Recopa 2008. También, con los equipos filiales, se han obtenido cuatro Campeonatos de España de Segunda División y otros tantos ascensos a Primera Nacional, amén de sendos títulos nacionales junior, cuatro más en los Campeonatos de España de juveniles y la Mini Copa 2008 conquistada por el equipo cadete.

En verano del 2008 como pretemporada se participó en el Torneo Sleckercup de la ciudad alemana de Eingen proclamandose campeon del mismo.

En esa Tempoara 2008/09 su primer equipo Pevafersa Valladolid consiguió un tercer puesto histórico en la liga Asobal que le posibilitará por derecho propio el participar en la temporada 2009/10 en la Champions League con los mejores equipos del continente.

El colofon de esta temporada 2008/09 fué La obtención tan importante como ansiada y buscada de proclamarse campeón de la Recopa de Europa, espina clavada en los colores vallisoletanos desde aquella otra final que en la región de Moscú perdió de forma inesperada y que se encuentra hoy bajo sospecha en la mesa de la Federacion Europea de Balonmano.
-Fuente: Marco Antonio Méndez (Periodista deportivo)
-La Sede - Pabellón Polideportivo Huerta del Rey
-Web del Club
-Abónate
Imprime este artículo
 
Subir