1/5/10

Alimentación Heras.


Otro clásico del comercio de ultramarinos fué y sigue siendo Juan Benito Heras.
El Fundador de la dinastía, originario de Fuentes de Béjar, se estableció en 1917 en la calle Pasión con enorme éxito porque era zona muy transitada y enfrente había un hotel y parada de coches de caballo.


Con ese comercio cercano a la Plaza Mayor se quedó después uno de los hijos, Silvestre, que lo tituló "La Salmantina" en honor a sus orígenes, remozando la fachada para convertirla en un pequeña obra de arte por su cuidada marquetería. La tienda de Silvestre Heras era una botillería excepcional que además vendía todo tipo de productos de alimentación.


El otro hermano, Juan Benito como su padre, decidió establecerse en la calle Panaderos, cuando se llamaba Pí y Margall en memoria del presidente del Poder Ejecutivo de Ia República.
Fué en 1934 cuando esta tienda que permanece con idéntica estructura y decoración desde entonces, comenzó su andadura con el enunciado de "Ultramarinos Heras. Gran Economato", seguramente para contrarestar la competencia del economato de la RENFE, en el que compraban todas las familias ferroviarias del barrio. Desde el primer momento sus señas de identidad fueron el bacalao de importación, de Escocia, islandia, Noruega y sobre todo, de las Islas Feroe que pasa por ser el de mayor calidad del mundo.

Javier Heras es quien regenta el establecimiento en la actualidad

También ofrecía legumbres selectas de la región, embutidos de Salamanca, conservas en aceite, vinos y licores a muy buen precio y además fiado, porque los tiempos eran muy duros.
También lo fueron sus comienzos ya que en el 36 hubo dos riadas de la Esgueva, una en Enero y otra en Febrero, que anegaron las casa y comercios situados en el antiguo cauce del río.


Y después, la guerra. En la difícil época del racionamiento fué descubriendo los secretos del negocio su hijo, también Juan Benito de nombre, que lo ha llevado a buen puerto hasta nuestros días en los que pasa por ser la mejor tienda especializada en bacalao de toda la ciudad.
En ese viejo y entrañable local que hace esquina con la plaza del Caño Argales parece que el tiempo se hubiera detenido...

Dibujo de Miguel Angel Soria

Javier Heras. Presente y futuro de la tienda.
Es historiador de arte, pero le gusta el negocio familiar. «Como dice mi padre, hay que especializarse y evolucionar. Nosotros lo hemos hecho. Yo me he introducido en el mundo del vino, y vendemos los mejores que hay en el mercado. La verdad es que el carrito ha hecho mucho daño al los ultramarinos pequeños, pero la calidad y la seriedad nos han ayudado hasta ahora». (20 minutos.es)

Juan Benito Heras y su hijo Javier (Foto: 20 minutos.es)


Ver mapa más grande


-Fuente: www.alimentaciónheras.com
Imprime este artículo

No hay comentarios:

 
Subir