24/5/10

El Círculo de Recreo

La prosperidad agrícola, industrial y comercial de Valladolid se fue traduciendo a lo largo del siglo XIX en la creación de entidades culturales y recreativas. La que alcanzó mayor renombre ha sido el Círculo de Recreo. Sus miembros utilizaron primeramente un edificio en la calle Teresa Gil, y luego otro en la Acera de San Francisco.


En 1853 decidió la sociedad construir edificio propio, y para ello se buscó un solar situado en la calle del Duque de la Victoria, esquina a la de Constitución, que había pertenecido al Convento de San Francisco. Dio los planos el arquitecto don Antonio de Iturralde y Montel. Este primer casino tuvo corta vida, pues aparte de la ruina que se presentó, la sociedad había experimentado un empuje tal que requería un edificio adaptado a sus poderosos medios.

Sala de billar

Fue promotor del casino don José Antonio Pintó, quien presentó la petición ante el Ayuntamiento el 18 de abril de 1900. Los planos corresponden al arquitecto don Emilio Baeza Eguiluz, y se custodian en el archivo del ayuntamiento, como un ejemplo de admirable delineación. Hay plantas y alzados de sus fachadas, reproducidos en negativo. La planta baja se reservó para tiendas, en orden a obtener una rentabilidad, pero posteriormente el casino ocupó también este espacio. La entrada la tiene por la calle del Duque de la Victoria.


Don Juan Agapito y Revilla, arquitecto municipal, dio informe favorable al proyecto, sobre todo teniendo en cuenta el notable papel que en él se daba a la ornamentación, con lo cual el edificio constituiría “un elemento de ornato público de alguna estimación, ya que por lo general se deja relegado a segundo término tan importante particular”. Aprobado el proyecto, las obras se llevaron con celeridad, concluyéndose en mayo de 1902.

Biblioteca

El arquitecto valoró debidamente el emplazamiento del edificio en una esquina, y por eso la definió con torreón, cubriéndolo con cúpula bulbosa. Consta de cuatro alturas, graduadas con flexibilidad para no incurrir en monotonía. El piso principal ofrece un balcón corrido; las festividades de la ciudad ofrecían a los socios la posibilidad de contemplar los espectáculos desde allí. Los balcones se separan por pilastras y encima vienen ojos de buey de forma ovalada. En el cuarto piso el balconaje se muestra aislado. Aún viene un ático con barandillas y tejado de pizarra muy inclinado, todo de gusto francés. Se combina la piedra con el ladrillo, y hay proliferación de adornos de talla, como concierte al estilo ecléctico. Para valorar la fachada principal, en la cumbre el balcón se flanquea por dos estatuas femeninas a manera de cariátides, con los atributos de la industria y la agricultura. Cierra en el ático el escudo del Círculo, sostenido por dos niños.


En el interior reúne las distintas funciones de un casino. Hay biblioteca, salas de juego, pero sobre todo destaca el gran salón de fiestas. Para la decoración de estos interiores se efectuó un concurso, con gran concurrencia de ofertantes. De todo ello da cumplida información González García-Valladolid. Ganó el concurso don Eugenio Oliva Rodrigo, quien se encargó, como señalaban las condiciones, de le ejecución de toda la obra. Lo más notable es la pintura del salón de fiestas, donde se ha figurado la apoteosis del poeta Zorrilla, y se ha retratado a personajes ligados a la historia de Valladolid, con el conde Ansúrez.


Ver mapa más grande


Fuente: Monumentos civiles de la ciudad de Valladolid. Por J.J. Martín González
Imprime este artículo

No hay comentarios:

 
Subir