30/1/12

El Puente del Poniente


El denominado Puente del Poniente, también conocido como Puente de Vicente Mortes o Puente de González Regueral, cruza las aguas del Pisuerga para comunicar la Plaza de Poniente con la Avenida de Salamanca, pasando por la calle Vicente Mortes.

Fase de construcción


Historia
Debe uno de sus nombres (González Regueral) a don José González Regueral, alcalde de Valladolid entre 1949 y 1957, fallecido el 21 de mayo de 1987.

Estas son algunas referencias en el tiempo, de la historia del puente:
1939. El planeamiento urbanístico del Plan Cort contempla la expansión de la ciudad al otro lado del río (margen derecha), conocido como la Huerta del Rey, y aconseja la construcción de tres nuevos puentes.
1948. El Ayuntamiento de Valladolid, con el retraso lógico de las penurias de la posguerra, inicia las expropiaciones de la Huerta del Rey, y se compromete a la redacción de dos de los proyectos de puentes: El Poniente y El Cubo.
1950. Primer "Proyecto de Puente sobre el río Pisuerga en el Poniente", redactado por el ingeniero de caminos Luis Díaz Caneja, con un presupuesto de ejecución por contrata de 5.373.899,05 ptas. (lo que hoy sería 32.297,78 euros).
1953. Se realizan sondeos previos para el estudio de la cimentación.
1954. Proyecto reformado que incluye parámetros de mampostería y sillería, del ingeniero de caminos Francisco J. de Quevedo López, con un presupuesto de ejecución por contrata de 2.215.536,80 ptas. (13.315,64 euros).

Fase de construcción

1984. Redacción de un proyecto, por parte de la empresa de servicios de ingeniería EUROESTUDIOS, que contempla las actuaciones de limpieza de parámetros, renovación de juntas y acondicionamiento de sumideros.
1991. ¿Proyecto de rehabilitación?
1994. Proyecto de alumbrado público y ornamental, redactado por Luis Matilla Rodriguez, ingeniero de caminos, y por el ingeniero técnico industrial Francisco Alcón Enriques, con un presupuesto de ejecución por contrata de 5.593.100 pesetas (33.615,21 euros).



Descripción
Tres bellos arcos centrales de 25,50 metros, sobre el cauce, dos laterales en la margen izquierda, de 5,50 metros de luz, sobre un acertado paseo sobre las riberas del Pisuerga, y otro más de también 5,50 metros en la margen derecha, configuran la estampa inconfundible del que tiene el honor de ser el tercer puente construído sobre el río. Los bordes de las pilastras, las pilas y los estribos quedan revestidos (el proyecto original no lo contemplaba), por una muy cuidada sillería de perfecta escuadría.


Los nueve ligeros arcos de hormigón armado (tres por cada vano central) que sujetan el tablero, con puntales en sus laterales, conforman un conjunto estructural de ligereza y armonía, máxime cuando queda reflejado sobre las aguas.


Ver mapa más grande




Imprime este artículo
 
Subir