30/7/12

Arturo Eyries Rupérez


Nació en Valladolid el 19 de julio de 1893. Doctor en Farmacia. Director del Parque Farmacéutico del Ejército del Norte; en 1938 y 1939. Jefe de Farmacia del Cuerpo de Ejército de Navarra y del Cuerpo de Ejército del Turia. Inspector General y Director Jefe de los Servicios de Farmacia del Ejército del Aire. En 1957 es promovido al empleo de Inspector Farmacéutico del Ejército del Aire. Fecha fallecimiento 13 de julio de 1970.
Un barrio de Valladolid lleva su nombre.

27/7/12

El primer libro ilustrado impreso en España se encuentra en Valladolid (Fasciculus Temporum)


Entre los más de 350 incunables y raros (siglo XV-primer tercio del siglo XVI), que se encuentran en la Biblioteca Histórica del Palacio de Santa Cruz reviste especial interés el  Fasciculus Temporum  de Wemer Rolevinck de Laer. Esta edición sevillana de 1480, considerado el primer libro español ilustrado, formaba parte de la biblioteca del erudito madrileño Luis Usoz y Río (1805-1865), tal y como lo demuestra el sello oval que, con ocasión de su donación, se incorporó a la portada de todos los ejemplares, de los que con el tiempo se han ido entresacando los incunables, que cambiaron la signatura primitiva «U» por la propia de incunables.




El Fasciculus Temporum es una historia abreviada del mundo, que abarca desde el principio de los tiempos hasta la elección de Sixto IV (1471). Su autor, Werner Rolewinck, cartujo de Santa Bárbara en Colonia, escribió varias obras de tema religioso e histórico, siendo esta la más destacada de su producción. Se imprime por primera vez en Colonia en 1474 y sus reediciones se prolongarán hasta 1532. La edición de 1480, impresa por Alfonso del Puerto y Bartolomé Segura, es la primera obra que se conoce de estos dos impresores sin la colaboración de Antonio Martínez.  


En el texto se alternan grabados xilográficos de círculos concéntricos, estampas de escenas y personajes bíblicos y vistas de ciudades relevantes como Roma, Jerusalén, Venecia, etc.
Escrito en letra gótica y romana, el ejemplar presenta huecos en blanco para las capitales, y en los márgenes figuran anotaciones marginales y subrayados en letra de la época.
Otro tesoro desconocido de nuestra ciudad, y ya van unos cuantos.


24/7/12

David Arellano Moraga. El trágico vínculo entre Valladolid y Santiago de Chile


En los últimos años, por desgracia, nos estamos acostumbrando a ver como jóvenes futbolistas fallecen trágicamente en el terreno de juego por diversas causas. Nuestra ciudad tampoco ha estado exenta de hechos similares, si bien tendríamos que remontarnos al año 1927, en el antiguo campo de la Sociedad Taurina, junto a la Plaza de Toros. El futbolista chileno, David Arellano Moraga, fundador del famoso club de futbol de ese país Colo Colo, falleció el 2 de mayo de 1927, durante la histórica gira por América y Europa (la primera en la historia del fútbol chileno), que pretendía llevar el nombre de Chile por el mundo y elevarlo lo más alto posible. El Colo Colo se enfrentaba al desaparecido Real Unión de Valladolid. Tras estrellarse al disputar una pelota en el aire con otro defensor, el capitán de Colo Colo se golpeó el estómago con sus propias piernas. Se le diagnosticó peritonitis, pero no se le podía operar dadas las condiciones en las que se encontraba el paciente, lo que lo llevó a un desenlace fatal en el desaparecido Hotel Inglaterra que estaba situado en la calle María de Molina. En su memoria, la camiseta de Colo Colo lleva permanentemente una franja negra sobre el escudo del club.

El periodista Raul Ahumada en su crónica narró así la tragedia:
Sí! la tragedia, como si esa tragedia hubiera de ser el precio que está pagando un gran equipo chileno para en caramarse sobre la fama. El precio de su gloria deportiva. ...Rosetti desbarata un ataque de Pipi-Biombo y entrega al popular Mono Arellano (Pancho), el cual cede por alto a Horacio Muñoz. Pero antes que la pelota tome contacto con el suelo, saltan David Arellano y Hornia...caen. El chileno de espaldas, Hornia, con una rodilla golpea al caerle encima el estómago de David... y allí queda Arellano accidentado. 


Campo de la Sociedad Taurina


Se paraliza el juego momentáneamente. ¡Arellano está muy pálido y acude una camilla... y luego, una ambulancia...! El asunto al parecer, hasta esos momentos, es serio; pero tal como sucede en los circos, aunque se llene de sangre un ruedo, y el drama y las penas hagan trizas el alma ¡el espectáculo debe seguir! ¡Y los colocolinos siguieron jugando con diez hombres... y empataron el lance a tres tantos con uno de los mejores teams de España... el sol que está asomándose muy lentamente allá en el horizonte detrás de una nevada montaña y alumbrando ya muy claramente aquel severo cuarto de hotel (El Hotel "Inglaterra"). En este cuarta yace una joven vida que lo ha dado todo por el deporte de su patria: Chile. Se trata de un joven profesor de Educación Física que siempre ha tenido el anhelo de los apóstoles de que exista en su país un club de fútbol que simbolice las mejores virtudes de la raza. Y ese club se llama Colo Colo, que después de una brillante gira por Guayaquil, La Habana, México, Portugal, ha llegado hasta aquí, la Madre Patria, en Valladolid, la tierra en que yace Colón...

Equipo que disputó el partido en Valladolid esa fatídica tarde de mayo de 1927

21/7/12

La Iglesia del Carmen de las Delicias (Actual)




Conocido es, que la Iglesia del Carmen sufrió dos incendios, en 22 de marzo y 18 de julio de 1936. En este momento se perderían todas las imágenes y retablos que hasta entonces había en la parroquia.


Construida en el mismo terreno que ocupó la incendiada. Obra del arquitecto Ramón P. Lozana. Se bendijo y colocó la primera piedra de la actual el 10 de octubre de 1937. También, por estas fechas se adquiere una nueva imagen titular, de la que hay fotografías de los años 30, y cuyo modelo se corresponde con la imagen de la Virgen que actualmente sale en el Rosario de la Aurora.

Proceso de Construcción de la Iglesia
Durante los años en que se llevó a cabo la construcción del nuevo edificio, sirvió de capilla un local en las antiguas escuelas levantadas por el señor González de Echevarri en memoria de su hijo muerto en olor de santidad.



Estaba prevista la bendición de la nueva Iglesia para el 22 de marzo de 1942, sexto aniversario del primer incendio, pero por enfermedad del párroco D. Mariano Miguel López se traslada de fecha, al domingo 5 de julio de 1942 día en que tuvo lugar la bendición e inauguración de la parroquia por el arzobispo D. Antonio García, de pontifical, asistido por el deán de la Catedral D. José Zurita, y los canónigos Don Valero Caudevilla y Don Emilio Álvarez.



Con este motivo hubo traslado procesional del Santísimo Sacramento desde el local que había servido de capilla hasta el nuevo templo. La planta procesional estaba formada por: Banda de Trompetas del Regimiento de Caballería, Cruz alzada y ciriales, niños y niñas, Cofradías y asociaciones establecidas en la parroquia, Santísimo bajo palio llevado por los directivos de la Cofradía Parroquial de Nuestra Señora del Carmen, con escolta del Regimiento de Caballería.


La procesión recorrió las principales calles del barrio entonándose cantos eucarísticos. Finalizó con la celebración de la Santa Misa y Te-Deum.
Esta década de los 40 aumenta el patrimonio de la parroquia: En 1944 llegan a la parroquia la imagen del Cristo de la Buena Muerte y, probablemente también, la de Nuestra Señora de la Soledad. El 10 de junio de 1945 se bendice el altar del Sagrado Corazón de Jesús.
El 3 de abril de 1949 se dan por terminadas las obras. 

Presbítero
Se trata de un templo, construido en ladrillo, de tres naves, separadas por pilares cuadrados con pilastras toscanas adosadas sus caras, que sostienen arcos poligonales; mientras, la nave central presenta arcos de catenaria invertida, cerrada por una bóveda de características semejantes. Ábside de estructura poligonal de cinco paños.



18/7/12

El Puente del Príncipe Alfonso



A pesar de que los temas tratados en este blog están en su mayoría centrados en la ciudad de Valladolid, cuando se trata de Arroyo de la Encomienda (por ser donde resido) o Cabezón de Pisuerga (lugar donde trabajo), suelo hacer una excepción. Es el caso del artículo que trato hoy, un puente prácticamente desconocido para los vallisoletanos, pero un puente Real de nombre y de nacimiento, me refiero concretamente al puente ferroviario Príncipe Alfonso. Situado en el término municipal de Cabezón de Pisuerga se construyó en el año 1858, exactamente siete años antes de que fuera inaugurado el Puente Colgante de Valladolid, por tanto podríamos decir que no es cierto que fuese el  Puente Colgante el que rompió con un largo periodo de siglos en los que los únicos pasos sobre el Pisuerga en nuestra provincia fuesen El Puente de Cabezón, el Puente Mayor y el Puente de Simancas.
Cientos de personas cruzan sin percatarse a diario a bordo de modernos trenes este Puente, un regio y casi desconocido paso sobre el Pisuerga.



Fue inaugurado el 25 de julio de 1858 nada menos que por la Reina Isabel II, aprovechando  la visita que aquel año realizó a Valladolid.  Así fue narrado dicho evento en una publicación editada por el Ayuntamiento de Valladolid denominada "Descripción del Recibimiento, estancia y salida de SS.MM y AA. en la ciudad de Valladolid":

"A las seis de ella SS. MM salieron del Real Palacio con las autoridades y altos funcionarios a la ceremonia dispuesta por la Empresa concesionaria del Ferrocarril del Norte de colocar la última piedra que habría de cerrar uno de los nueve arcos del centro del grandioso puente construido sobre el Pisuerga en la proximidad del pueblo de Cabezón.
Llegado al punto de la ceremonia, la Real familia entró en una magnífica tienda de campaña de un gusto especial, formada por la Sociedad del Crédito Mobiliario sobre el mismo puente, y a su frente, figurando una isleta artificial en las aguas del Pisuerga. La tienda constaba de cuatro localidades; cuarto tocador para S.M la Reina, cuarto para S.M el Rey; salón de recibimiento y salón de buffet.

Fotografía de Charles Clifford (Fotógrafo de Su Majestad la Reina)

La vista e incomparable perspectiva de aquel sitio no es fácil describirla. Coronadas todas las márgenes del rio con un considerable número de personas de los pueblos cercanos; en medio del puente la Regia comitiva; resonando por todos puntos los vivas a nuestra reina, cuyas agradables  voces se perdían en el espacio, y profundamente afectada  S.M la Reina Doña Isabel II., se colocó la losa que cerraba el arco central del puente, como una prueba de los deseos que animan a nuestra Augusta Soberana de contribuir en cuanto pueda a que se cumpla lo dispuesto en la ley que nos concediera la vía férrea del Norte. Esta significativa ceremonia concluyó con vivas a nuestra Soberana.

Fotografía de Charles Clifford (Fotógrafo de Su Majestad la Reina)

La losa colocada tiene esta inscripción: Colocada a presencia de S. M. Doña Isabel II, el día 25 de Julio de 1858. S. M. permaneció en la tienda de campaña más de una hora y media, durante cuyo tiempo funcionaron grúas y operarios. La tienda de campaña, era de tan buen gusto y adornada con tal magnificencia, que mereció el aprecio de la Reina y la admiración del público".

Merece la pena acercarse a él y contemplarlo, a pesar de que para ello haya que transitar por caminos en no muy buen estado.




Ver mapa más grande

14/7/12

La ventana más famosa de Valladolid



Uno de los paisajes más emblemáticos de la ciudad de Valladolid está constituido por el Palacio de los Pimentel situado en la monumental plaza de San Pablo. Su balcón en esquina es uno de los elementos artísticos más conocidos de los vallisoletanos y todo el edificio permanece en la memoria colectiva de la ciudad a través del nacimiento en él del rey Felipe II y de la anécdota o quizá leyenda de que fue sacado por una ventana para poder ser bautizado en San Pablo. Pero a esta ventana y a su leyenda ya me referí en un artículo publicado en este blog.


Hoy me centro en la otra, quizá la más conocida de la ciudad por ser la más llamativa y ya resulta curioso que en un mismo edificio se concentren las dos ventanas más famosas de Valladolid.
Esta ventana plateresca se sitúa en el torreón, a la altura del primer piso y es el elemento arquitectónico más notable de todo el palacio. Tiene todas las características del naciente estilo plateresco importado de Italia, que sustituía poco a poco al gótico flamígero.


Se plantea como una portada que se cubre con arco pentagonal, y se adorna con medallones, columnas, bichas y otras fantasías decorativas.
Su estilo se relaciona con el escultor Diego de Siloé.

10/7/12

Sierpe, una calle mutilada y humillada


La calle Sierpe según el plano de Bentura Seco de 1738


Tradicionalmente se daba este nombre a una calle que iba desde Orates (hoy Cánovas del Castillo) hasta la plaza del Salvador. Su nombre le vendría por el trazado estrecho y sinuoso que presentaba, aunque otros opinan que se debía a una serpiente labrada que decoraba una de sus casas, probablemente  una posada.
Su trazado, además de sinuoso, era mucho más largo que hoy en día. Al abrirse en el siglo XIX la calle de Regalado, la calleja quedó dividida en dos.

Tramo denominado Calle Castelar

El primer tramo, que conserva su nombre, constituye hoy un callejón sucio y olvidado entre altas edificaciones. Muy distinta es la segunda parte, conocida actualmente como Castelar.

La calle Sierpe en la actualidad constituye un callejón sucio y olvidado entre altas edificaciones.

Objeto de la remodelación urbana decimonónica, constituye uno de sus rincones mejor conservados, sobresaliendo por encima de todo una auténtica joya: el Pasaje de Gutiérrez, calle comercial acristalada que une la de Castelar con Fray Luis de León. 



8/7/12

La Sábana Santa de Turín en Valladolid


Convento de Santa Catalina de Siena.
Foto: P. Requejo (El Mundo.es)

Por Pedro Amorós
Quizá en estos momentos esté usted esperando que le cuente que se trata de una leyenda o un bulo, o tal vez crea que se trata de una ocasión en la que la famosa síndone estuvo en esta preciosa ciudad de Valladolid. Pero no, no es así, hablo de la imagen real; vera usted…
El convento de Santa Catalina de Siena fue fundado en 1488, y entre otras muchas reliquias, obras de arte de incalculable valor y demás fragmentos de la historia, conserva en la capilla del licenciado Soriano una réplica de la sábana santa, pero no es una simple réplica.
Don Fadrique Álvarez de Toledo, duque de Alba, estaba muy empeñado en conseguir una copia fiel del santo lienzo. Para ello reunió a sus mejores asesores y viajó hasta la ciudad de Turín, que en aquel entonces sufría el acoso de un ejército enemigo.

Foto: Blog Domus Pucelae
Éste había encargado a un pintor que reprodujese fielmente la sábana santa, cosa que no dio tiempo de hacer ya que el enemigo se acercaba cada vez más y la seguridad no estaba ni mucho menos garantizada. En pocas palabras, los primeros lugares que atacarían serían los de refugio, y éste era uno de ellos.
Así que, para llevarse por lo menos la “esencia de la sábana santa”, decidieron ponerla encima de la original para que así quedara bendecida por sus virtudes milagrosas.
Pero cuál fue su sorpresa cuando, al dar la vuelta al lienzo, todos, boquiabiertos, vieron que la imagen real se había quedado grabada en él, como si de una copia se tratase.


-Fuente: Guía de la España misteriosa. Pedro Amorós. ISBN: 978-84-672-5004-6




7/7/12

Las Callejas de la Plaza Mayor

El grupo de callejas según el Plano de Bentura Seco de 1738

Por Joaquín Martín de Uña
Nuestra Plaza Mayor, reconstruida tras el incendio de 1561, no era el conjunto de bloques de viviendas que actualmente conocemos y cuyo espacio constituye el centro de distribución del tráfico –peatonal y rodado- de las siete calles que confluyen en ella.
La entrada a la Plaza del Corrillo desde la Plaza Mayor, formaba parte de un conjunto de seis calles situadas en su lado oriental de las cuales a cuatro se las denominó, durante varios siglos, como “Las Callejas” o callejuelas de la Plaza. Junto a dichas callejuelas y el paso al Corrillo se encontraba la calle de San Francisco –hoy un callejón- cuya salida a la Plaza Mayor está cerrada por el edificio del Banco de Santander.

La desaparecida calle La Montera

Hasta antes de que las llamas destrozaran nuestra primitiva Plaza del Mercado se sabe que, en el lugar ocupado por las Callejas de la Plaza, estuvieron con anterioridad vendedores de frutas y hortalizas, no siendo aventurado pensar en la existencia de pequeñas edificaciones y huertas que aprovecharían las aguas del próximo Esgueva para su cultivo. La reordenación de la zona posterior al siniestro y el –no probado- deseo de Felipe II de representar en la nueva “traza” de la ciudad el símbolo católico de la Santa Cruz y otros atributos de la pasión de Cristo –escalera y lanza- pudieron ser la causa del peculiar trazado de las populares y populosas callejas.

La Calle La Montera iba desde la Plaza Mayor hasta la calle Alarcón


Hata el 10 de abril de 1863 las callejuelas –cuyo corto trazado debió de considerarse insuficiente para ostentar nombres importantes –fueron conocidas por el número de orden que ocuparon con relación a la actual calle de Lencería: callejuelas Primera, Segunda y Tercera; cruzadas por la callejuela Cuarta –hoy de Alarcón-.

La desaparecida Calle San Francisco, convertida hoy en callejón al ser cegada por el  edificio del Banco de Santander

Por acuerdo municipal, adoptado en la fecha citada, pasaron a llamarse calle de D. Alvaro de Luna, quizás por la proximidad al lugar de ejecución del Valido; calle de Figones, posiblemente por existir alguno de estos establecimientos en su trazado y calle de la Montera. Cruzadas por la cuarta calleja de la Plaza, única existente en la actualidad, a la que según Juan Agapito y Revilla, se denominó calle de Alarcón en memoria de “D. Julio Alarcón, Caballero de la Orden de Calatrava y Regidor –Alcalde- de Valladolid por el año 1661”.



En la calle Montera estuvo situado el Gran Hotel Imperial, uno de los primeros establecimientos conocidos con este nombre en nuestra ciudad –que nada tiene que ver con el actual Hotel Imperial de los hermanos Abellán actualmente situado en el nº 4 de la calle del Peso.

Fuente: Valladolid, una ciudad contada. (Joaquín Martín de Uña)

3/7/12

Historia de la Fotografía Aérea en Valladolid




Una fuente inagotable de información sobre la forma de la ciudad la constituyen las fotografías aéreas, ya sean del tipo "ortofoto" -con su toma a suficiente altura como para obtener casi una proyección ortogonal de las cubiertas- o fotografías tomadas desde avión o globo aerostático, "a vista de pájaro".
En el "Archivo Carvajal", perteneciente a la Filmoteca de Castilla y León, existe una serie de fotografías aéreas de este segundo tipo, sin fecha pero que, a juzgar por algunos edificios existentes -observatorio astronómico de la Universidad, hospital del Rosarillo-,  y otros ya destruídos -Convento de la Merced Calzada, casa de las Aldabas- puede datarse como de finales de la década de los cincuenta del siglo XX.



Al ser fotografías tomadas desde el aire a escasa altura, aportan una buena proximidad a los edificios, describiendo por completo sus fachadas. Lamentáblemente, no encontramos con suficiente número de ellas como para poder tener una información completa de la ciudad antigua. De la misma familia, se encuentran algunas series fotográficas más en el Archivo Municipal de Valladolid, sin fechar, aunque la existencia o falta de ciertos edificios permitiría sin dificultad aproximarlas a su fecha de realización.
En los archivos del Ejército del Aire se encuentran al menos tres "vuelos" tomados sobre la ciudad en la modalidad de "ortofoto", de fechas 1941, 1956 y 1960 respectívamente. Además, en el Archivo Municipal de Valladolid también había un vuelo de 1941, muy completo aunque a una escala relativamente pequeña de 1:32.000, que a día de hoy se halla extraviado en dependencias municipales.


En vuelo de 1944 que se encuentra en los archivos del Ejército del Aire, es una única fotografía, a escala muy pequeña, y con muy mala definición que, sí permite identificar todavía muchos edificios destruidos en las dos décadas posteriores, carece de la calidad suficiente para obtener algún tipo de información concreta sobre ellos.
El vuelo de 1956 consta de un gran número de fotografías de tamaño 20x20 cm., que cubren la totalidad de la población, solapándose en muchos casos las zonas fotografiadas, que aparecen en varias de las distintas fotografías. Su grado de definición es muy alto, y ofrecen una gran ayuda para el estudio de la forma urbana, y de los edificios, en un momento en el que todavía no se habían producido los derribos masivos en el centro histórico.


Tanto en esta serie, com en la de 1960, de gran formato y a escala 1:2000, puede seguirse casi de forma directa la apertura de la Calle Felipe II, y la destrucción de las tres manzanas más antiguas del caserío medieval. Así la comparación de las fotografías de estas dos fechas, entre las que solo median cuatro años, permite apreciar el avance de los derribos para la apertura de la célebre y deseada calle, vaciando casi por completo una extensa área de la ciudad medieval, que todavía pervivía en fecha tan tardía como 1960.


Además, la gran definición de estas series fotográficas, las hacen casi imprescindibles para cualquier estudio sobre la parte más antigua de la ciudad, proporcionando información muy precisa de la forma de las parcelas, de las cubiertas e incluso, en función del escorzo de la toma, de la composición y huecos de fachadas. Su comparación con el resto de documentos, planos, planos catastrales, fotografías históricas, etc., permiten elaborar hipótesis muy fundadas de la conformación de cada uno de los edificios destruidos.


Por último contamos con una amplia información de fotografías aéreas que se van aproximando a nosotros en el tiempo, ganando calidad y definición, incorporando el color desde 1970 en adelante, hasta llegar a las actuales, vuelos de 2003 y 2007, origen y fuente de los posteriores dibujos fotogramétricos que sirven de base a la actualización cartográfica de la ciudad.

-Fuente: Valladolid, forma urbis. (Eduardo Carazo Lefort). Universidad de Valladolid
 
Subir