28/1/13

La tragedia de la Discoteca Siete Siete

FOTO: G.VILLAMIIL Y R. GOMEZ
(El Norte de Castilla)

Eran las 6:15 de la mañana de aquel 6 de octubre de 1996 en la Avenida de Santa Teresa nº 34, en el barrio de la Rondilla, cuando los últimos clientes abandonaban la discoteca Siete Siete. El local ya había cerrado, y los empleados hacían caja y recogían las copas vacías. En la discoteca había unas 20 personas  según relataron algunos testigos. Minutos después los bomberos reciben varias llamadas. Un incendio que en principio había sido controlado con un extintor por Jesús Arranz Sanz, uno de los propietarios del establecimiento, se reavivó produciendo grandes llamaradas y una intensa humareda. La discoteca cumplía los requisitos de seguridad, según las autoridades. Las causas del siniestro no se han determinado, aunque varios testigos afirmaron que el fuego se debió a una colilla o un papel encendido debajo de unos sillones.



Lucía Escudero Martínez, de  51 años, que trabajaba como guardarropa en el establecimiento, no consiguió llegar a la puerta. Mari Carmen Velasco González, una cuellarana de 37 años que, al parecer, había regresado a la discoteca para recoger su bolso, tampoco logró encontrar la salida. Las dos mujeres fueron las primeras víctimas, cuyos cadáveres calcinados fueron rescatados sobre las 9,30 de la madrugada.



Foto: ABC

Dos horas antes, el sargento del Cuerpo de Bomberos José Luis Vidal Arias, de 39 años, y el bombero Juan Carlos Matarranz de las Moras, de 34, quedaron envueltos en humo y llamas cuando buscaban los cadáveres de las dos mujeres. Habían logrado llegar hasta el guardarropa de la discoteca con equipos autónomos, pero los accesos se habían convertido en el tiro de una chimenea gigante que les retuvo de forma trágica.
El suboficial Gerardo Abia Romero había bajado con ellos y fue el único que consiguió salir.
A pesar de producirse quemaduras en la mano izquierda y en una oreja participó activamente en la búsqueda de sus compañeros y en el rescate de las dos mujeres. Sólo cuando el siniestro fue totalmente controlado accedió a trasladarse al Hospital del Río Hortega.

Así informó El Norte de Castilla

A pesar de la fatiga y la emoción, el suboficial Gerardo Abia cambió su botella de oxígeno en varias ocasiones para ayudar a localizar los cuerpos de las cuatro personas, que no empezaron a ser evacuadas hasta poco después de las 8,30 de la mañana.
En total cuatro personas murieron y otras seis resultaron heridas.
Los 44 vecinos del edificio en el que se encuentra la discoteca fueron desalojados inmediatamente por Protección Civil, debido al peligro de inhalación de humo y por su propia seguridad, ante la duda de si el fuego había afectado a la estructura del edificio. Según el alcalde, tras la inspección técnica de los responsables municipales se determinó que "las normas de seguridad con que contaba el establecimiento impidió males mayores, tanto en la estructura del inmueble como en cuanto a víctimas". Además de la destrucción de la discoteca, las dos casas más próximas, que se encontraban sobre la sala de fiestas, resultaron seriamente afectadas.



Foto: Ramón Gómez (El Norte de Castilla)


La única persona condenada por el incendio en la discoteca Siete Siete, fue el dueño de la sala de fiestas Jesús Arranz que fue condenado el 26 de octubre de 2000 por el Juzgado de lo Penal número 2 por dos faltas por homicidio correspondientes a las muertes de la empleada de la discoteca, Lucía Escudero Martínez, y de la clienta María del Carmen Velasco González, y por otras cinco faltas más de lesiones por imprudencia leve de los cinco heridos en el suceso.



Ver mapa más grande


-Fuentes: El Norte de Castilla, El País, Diario ABC

Imprime este artículo

3 comentarios:

PEDRAJERO dijo...

El padre de un compañero de clase de aquel año, que era bombero, estuvo presente en ese incendio, llegado a sufrir quemaduras...

Anónimo dijo...

Que investiguen las deudas que tenian los dos hermanos,propietarios en aquella epoca.

David212 dijo...

SOY UN FAMILIAR DE Mª DEL CARMEN VELASCO GONZALEZ, Y DEBEN SABER Y POR LO TANTO CORREGIR LA INFORMACIÓN DE QUE MI HERMANA BAJO A POR EL BOLSO, NO FUE ASÍ PUES AL DIA SIGUIENTE APARECIÓ LA PARSONA QUE LO HIZO Y ASI LO COMUNICO A LA PRENSA, PERO EL DAÑO A LA FAMILIA YA ESTABA HECHO , NO SE HACEN A LA IDEA LOS COMENTARIOS QUE TUVIMOS QUE ESCUCHAR

 
Subir