21/2/13

Hostal Lucense; el andamio enquistado.




En 1996 cerraba uno de los hostales con más solera de Valladolid, sobre todo para los aficionados al mundo de los toros, el Lucense, con el objetivo de llevar a cabo una rehabilitación completa del inmueble. Tras 16 años cerrado, el edificio, situado en las confluencias entre el Paseo Zorrilla y la calle Puente Colgante, ha experimentado un visible deterioro que ha obligado a colocar andamios para evitar el desplome de su fachada, protegida en el PGOU. El problema se encontraba en que el edificio tenía múltiples propietarios, lo que ha dificultado que se pusieran de acuerdo a la hora de acometer la intervención. 


No obstante, tras llegar a una cuerdo entre las partes, el año pasado obtuvo la correspondiente licencia de obras tras varios proyectos desestimados. Así, el futuro de ese bloque será respetar la portada de ladrillo existente y levantar una torre de viviendas de modo retranqueado de manera que visualmente la nueva construcción vaya en paralelo a la contigua existente.
Su fachada, que fue limpiada de los carteles que la cubrían en 2010, está anclada a una antiestética estructura metálica desde hace más de una década. 


Imprime este artículo

2 comentarios:

Samotracia dijo...

No, si al final, tendrán que añadir el andamio también. A ver quién es el guapo que lo desincrustra sin llevarse el edificio puesto. ;D

Algo parecido ocurre con el andamio de la calle Dos de Mayo.

Jesús Ángel dijo...

Ja,ja, tienes razón. Al final tendrán que hacer una nueva guía titulada "La ruta del andamio"

 
Subir