8/10/09

Plaza del Viejo Coso

El Viejo Coso, hoy Plaza del Viejo Coso, fue la primera plaza de toros de Valladolid, construida en el siglo XIX. Hasta esa fecha, los festejos taurinos se celebraban en la Plaza Mayor y zonas aledañas a la Puerta del Campo o en la Plaza Vieja o de San Pablo, en las que se colocaban tribunas de madera para los espectadores.


La Plaza cuando era utilizada como Comandancia de la Guardia Civil

Fue construida en 1833 en San Quirce, sobre las casas del Conde de Salinas, cerca del palacio renacentista de Fabio Nelli. Se trata de una zona que empezaba entonces a transformarse, debido a las ventas de inmuebles incluidas dentro de la desamortización.


En la década de 1980 fue reconvertida en viviendas particulares

Es de planta octogonal, forma similar a otras plazas como las de Granada o Jerez de la Frontera y tenía una capacidad para 8.000 personas. Se abandona en 1890 al construirse el Coso del Paseo de Zorrilla, adaptándose después para cuartel de la Guardia Civil. En la década de 1980 fue reconvertida en viviendas particulares siendo trasladado el Cuartel al Barrio de San Isidro y fue intensamente rehabilitada, según un proyecto del arquitecto López de Uribe.

Acceso por la calle San Quirce

Actualmente, los antiguos palcos en los que los personajes ilustres de la ciudad acudían a las corridas se destinan a las viviendas y lo que constituía el ruedo se ha convertido en un pequeño parque.

Los edificios presentan una fachada continua de ladrillo, siguiendo el modelo romano, con corredores exteriores realizados en madera, simulando lo que se conoce como una tradicional corrala, y en su parte interna se disponen dos pisos de balconcillos. A la plaza se accede por las calles San Quirce y San Ignacio y está considerada como uno de los rincones más singulares y quizás más desconocidos de Valladolid.


Ver mapa más grande

-Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Viejo_Coso

Imprime este artículo

1 comentario:

vazquez74 dijo...

Recuerdo esta plaza que visité la última vez que paré por Valladolid y me pareció un sitio encantador y rehabilitado con muy buen gusto.

 
Subir