15/12/09

La Casa de los Gallo

Se construyó la casa de la antigua calle Empedrada, posterior del Caballo de Troya y actual del Correo, a finales del primer tercio del siglo XVI, siendo su primer propietario el banquero Santiago de San Pedro, natural de Dueñas (Palencia).
En 1545 le fueron embargados todos sus bienes por la Hacienda Real al no hacer frente a sus deudas con la Corona relativas al depósito del dinero de las licencias para el paso de esclavos a Indias.


En 1551 Hernando de Ochoa, banquero de la Corte de Carlos V, y también asentista de esclavos, como acreedor de Santiago de San Pedro, se hizo con la propiedad de la casa, la cual se había tasado en 3.000 ducados.
Entre 1545 y 1550 vivieron en ella, como inquilinos, los también banqueros Juan Jácome de Espínola y Nicolás Cataneo.
En 1553 el declive económico de Hernando de Ochoa, hizo que vendiera la casa al banquero medinés Rodrigo de Dueñas en 4.000 ducados de los que le eran debidos por Ochoa.
En 1565 un hijo de Rodrigo de Dueñas, Francisco de Dueñas Hormaza, vendió la mitad de la casa a la Compañía de Jesús de Medina del Campo por 2000 ducados, desconociéndose lo que hizo su hermano Bernardo de Dueñas Hormaza S.J. con la otra mitad.
En 1577 pasó la propiedad la casa al canónigo de Plasencia Alonso Carvajal , por 2.000 ducados, que pagó a la Compañía de Jesús.
En 1588 Alonso Carvajal la reedificó y cambió la escalera y puertas, y la vendió al banquero Juan de Ibarra, que la amplió con la finca colindante y la enriqueció.
En 1591 Juan de Ibarra testó a favor de sus hijos, Pedro (carmelita) y María, que casó en 1597 con D. Juan Gallo de Andrada y Guedeja (Alcalde del crimen en la Chancillería), con el que tuvo una hija, de nombre Jerónima, que falleció en 1607 siendo niña, por lo que sus propiedades fueron heredas por su padre.

Familia Gallo de Andrada (Propietarios de la casa entre 1547 y 1848):
Juan Gallo de Andrada (Secretario de Felipe III) que casó con Jerónima Guedeja y Valenzuela, fundó en 1601 "Mayorazgo" en el que incluyó la casa, propiedades, joyas, tierras, oficio de Secretario y capilla funeraria en la iglesia del Salvador de Simancas.
Su hijo Juan de Gallo de Andrada y Guedeja casó sucesivamente con María de Ibarra, como ya se ha dicho, María Gallo Camargo, y Antonia de Estrada.
Heredó el mayorazgo su hijo Juan Gallo de Andrada (Caballero de Santiago) que murió sin sucesor.
Heredó el mayorazgo Antonio Gallo de Andrada, hermano de Juan, casado con Antonia Martínez de Peralta y Cascales. Antonio Gallo de Andrada murió en 1671 en la casa.
Heredó el mayorazgo Ana Gallo que casó en 1700 con Francisco Antonio Ayala (Secretario de S.M. el Rey en el Archivo de Simancas).
En vida de Ana Gallo la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, inició la construcción del Camarín de su iglesia. Don Manuel Gallo de Peralta y Andrada, litigó con la Cofradía por motivo de la entrada que la casa tenía por la parte del nuevo camarín. Llegó a un acuerdo con la cofradía por el que conservaría una puerta desde la casa a la sacristía, así como el derecho a construir tribuna en la iglesia, dada la devoción que profesaban al Nazareno.
En 1753, en el catastro del Marqués de la Ensenada, figura la casa como perteneciente a Manuel Santiago de Ayala y Gallo. Constaba de cuarto bajo y principal, más dos bodegas y cochera. Medía 29 X 42 varas correspondientes a 24,07 X 35,27 metros. Estaba alquilada en 1.100 reales, lindando con corral de la Congregación de San Felipe Neri.
Pasó la propiedad a D. Jacobo de Ayala Íscar (descendiente de los Gallo de Andrada), que en 1848, considerándola muy deteriorada, la vendió a censo reservativo a D. Francisco López Santiago, el cual convirtió la Casa en parador, “Fonda del Peso", habiendo pagado por ella 64.000 reales y gastado 20.000 más en reparaciones.
En 1852 se edificó el corral que lindaba con la cofradía, cerrándose la puerta que los comunicaba.
En 1858 testó el citado Francisco López Santiago, casado con doña Juana Quevedo, a favor de sus hijos Quintín López Quevedo, Eulalia López Quevedo y un tercero de nombre desconocido, a los que sucedieron sus nietos López de la Fuente y Manso López.
Al hacerse con la participación del tercer hijo de Francisco López Santiago, en esta fecha aparece como copropietario D. Gregorio Muñoz Martín y Don Esteban Molinos posteriormente.
La hospedería ubicada en la casa, denominada “Fonda del Peso” fue regentada por Doña Juana Quevedo, esposa de D. Francisco López Santiago.
El Parador-Fonda pasó a denominarse Hotel de la Iberia en fecha aún desconocida.
En 1904 se llevó a cabo la reforma de la fachada, obra dirigida por el arquitecto Teodosio Torres y autorizada por el arquitecto municipal D. Juan Agapito y Revilla. En esta reforma se condenó la puerta principal de la actual calle de Correos, dándose entonces entrada al edificio por otros huecos que se abrieron en la calle del Peso, estado en que ha permanecido hasta la rehabilitación realizada en la década de los 90 del siglo pasado.
El 1 de febrero de 1914, primero en arrendamiento y siete años más tarde -en 1921-, en propiedad, comenzó su actividad D. Damián Velasco López con la denominación de Hotel Imperial, manteniéndola desde entonces sus descendientes.
La fachada y patio de columnas toscanas, que según Jesús Urrea "sostienen algunos de los más hermosos capiteles renacentistas de Valladolid", son, posiblemente, del mismo autor que las del palacio de los Beltrán Dueñas de Medina del Campo.


Para Martín González los capiteles que adornan las columnas “constituyen una de las riquezas iconográficas más apreciables en todo el Renacimiento”, y sostiene que aunque este tipo de capitel se encuentra también en otros palacios de la época – en la casa del Conde de Monterrey, en la del Marqués de Villasante y en el Palacio Real de Valladolid-, “es en esta casa donde alcanza su máximo desarrollo, su belleza más elevada y el summum de su fantasía”, concluyendo que en los de la Casa de los Gallo “el Renacimiento ha llegado a una fase culminante”.
En la actualidad, después de la última reforma realizada, estos capiteles lucen todo su esplendor y majestuosidad en el salón principal del Hotel.


Ver mapa más grande

-Fuente: http://www.himperial.com/casagallo.html
Imprime este artículo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda parte importante del patrimonio cultural de Valladolid....además de un estupendo restaurante.
Muy buen artículo!

UN GALLO DE CADIZ dijo...

Muy bueno, el saber un poco de la historia de mi apellido, al haber poca gente con él, hay pequeños grupos repartidos por la geografia española

Anónimo dijo...

El apellido es Gallo de Andrade.

 
Subir