26/1/10

Los Cervantes, carne de la misma prisión


Escrito por Javier Sanz
El autor del Quijote, la obra más grande de la literatura española y, quizás, de la universal, don Miguel de Cervantes Saavedra quisó llevar a la práctica el dicho:

" Quien a los suyos se parece, honra merece

Su abuelo, su padre y Miguel de Cervantes pasaron por la misma cárcel, la de Valladolid.

Juan de Cervantes (abuelo de Miguel) eran un abogado que ocupó varios cargos públicos aunque duró poco en dichos cargos, saliendo malparado de alguno de ellos. Se trasladó con su familia a Guadalajara bajo la protección del duque del Infantado. Todo iba sobre ruedas hasta que se metió a “celestino” entre su hija y un hijo bastardo del Infantando. Estos amores prohibidos le llevaron a la cárcel de Valladolid durante una semana.

Antigua Cárcel de la Chancillería

Rodrigo de Cervantes (padre de Miguel) cirujano de la época (nada comparable a lo que sería hoy) también paso unos meses en la cárcel de Valladolid. Su economía no era muy boyante y pidió un préstamo personal, vencido el plazo no pudo afrontar el pago y, como su padre, fue a parar a la misma prisión.

Miguel de Cervantes estuvo preso en varias ocasiones (Sevilla, Argel…) y también en Valladolid. Una noche, en la puerta de su casa, fue herido don Gaspar de Ezpeleta, aventurero navarro, por un hombre vestido de negro. La justicia comenzó sus averiguaciones: el lugar donde se produjo el incidente, el hecho de que en casa de don Miguel encontrasen ropa de Ezpeleta (las hermanas y la hija de don Miguel, parece ser que recibían visistas masculinas) y un juez nuevo en la plaza, presto a encontrar un chivo espiatorio, llevaron a don Miguel, sus hermanas y su hija a la cárcel… efectivamente, de Valladolid.

Para saber más: El reverso de la Historia – Pedro Voltes

-Fuente: http://historiasdelahistoria.com/2009/09/10/los-cervantes-carne-de-la-misma-prision/

Imprime este artículo

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Y aquellas cárceles se parecían en poco a las de ahora, todo hay que decirlo. Excelente blog.
Por si le interesa una locura cervantina a algún lector de esta entrada:
http://laacequia.blogspot.com/search/label/Para%20una%20lectura%20de%20El%20Quijote

vallisoletano dijo...

A veces la fama post mortem de los personajes de nuestra historia oculta los entresijos de sus vidas, tan humanas ellas. A mi me gusta descubrir el lado oscuro de la luna de cada personaje o situación. Me hace admirarles más. La verdad no sé si nos hace más libres, pero nos aproxima al conocimiento.

Encantado con seguir tus descripciones.

Vallisoletano.

BURSofia dijo...

¡Pero no estuvieron en la cárcel de Chancillería, actual biblioteca, porque aun no estaba hecha!

 
Subir