13/11/10

El último vestigio de un afamado cabaret.

Por José Delfín del Val
Paseando por la calle Santa María, en el nº2, podemos comprobar que se mantiene aún, adosado a un balcón, un artificio de hierro con un anagrama en el que se aprecian las letras "GR". Está en forma de banderola, como si hubiera sido el soporte de una antigua farola de alumbrado de un afamado establecimiento público. Como si fuera el último vestigio conservado en Valladolid del famoso café y cabaré llamado "Granja Royal" que funcionó con gran éxito por los años veinte. Dicen quienes le conocieron que fue el mejor cabaré de la ciudad en todos sus tiempos. Bueno; pues en efecto, esa pequeña placa que se conserva próxima a un balcón de esa calle es, efectivamente, un resto del alumbrado exterior del afamado cabaré. Si alguien lo ha conservado, lo ha hecho a propia intención.
El cabaré "Granja Royal" convivió, durante los años 1930 al 1936, con "El Katiuska", el "Novelty", el "Bataclán"; y un buen número de salones de baile extendidos por la ciudad.
La "Granja Royal" se anunciaba como salón de té. Tenía su entrada por la calle de Santiago 37, donde estuvo el diario "Libertad".
La "Granja Royal" tenía muy buenas animadoras, espectáculo con vedettes en la sesión de tarde; y otra sesión de noche, llamada "supertango", que ya era el despiporre. Por las tardes iba la gente bien de la ciudad por varias razones. La primera, porque la repostería era muy buena, hecha de la casa. La segunda, porque había baile y eso daba ocasión de establecer relaciones entre las chicas-topolino y los pollos-pera. Las chicas topolino tenían una variante: las señoritas "Osram", así llamadas porque (como las bombillas de aquella marca) gastaban poco y lucían mucho. Por las noches las mismas artistas que habían actuado en el té se cambiaban de ropa o no se ponían ninguna, según los años y según la permisividad del Gobernador de turno.
A "Granja Royal vinieron entre muchas artistas de mayor o menor fama, Celia Caza, Imperio Argentina, Spabenta, y durante algun tiempo actuaron Irusta, Fugasot y Demare con la orquesta "Las Flores", que constituían las atracciones más cotizadas en ferias.
En la actualidad en el lugar donde estuvo este cabaret hay una tienda de ropa juvenil, quedando como único vestigio de dicho local el anagrama mencionado.


Ver mapa más grande

Imprime este artículo

3 comentarios:

Vallisoletano dijo...

No tenía ni idea, me ha encantado. Me fijaré cuando pase. ¿Quién ha dicho que Valladolid no tiene su historia e intrahistoria? Gracias.

A.F.R.LL. dijo...

Tengo 58 años, nací en Valladolid, he vivido en esta bella ciudad durante 53 años, y hoy me entero que esta casa fuera un cabaret. Gracias

Toño dijo...

He trabajado cerca durante 20 años y no me he fijado hasta ahora, gracias por darnos a conocer la historia de valladolid.

 
Subir