25/1/11

Cadetes vs Estudiantes. Los disturbios de 1872


Por Celso Almuiña Fernández
En febrero de 1872, los estudiantes universitarios protagonizan un curioso incidente con los cadetes de la Academia de Caballería. Todo empieza por un hecho trivial: un estudiante y un cadete pretenden los amores de una señorita vallisoletana. Y ambos en vez de procurar ganársela respectivamente, deciden apartar al rival no de muy buenas formas. El hecho trivial aumenta como bola de amor. El puntillismo, un exagerado espíritu de cuerpo y de “honor” lleva a los cadetes a un lance peligroso y desproporcionado: perseguir montados a caballo y sable en mano a los estudiantes por todo el Campo Grande (8 de febrero). El claustro apoya a sus alumnos y censura la acción de los cadetes, que bien pudo acarrear desgracias. El coronel-director (Gabriel Baldrich) se pone del lado de los suyos y envía al Ayuntamiento un escrito muy poco diplomático, partiendo del hecho de que los cadetes tenían razón, y si las autoridades civiles no sujetaban a los suyos, él consentiría que el elemento militar tomase la justicia por su mano. El Ayuntamiento considera intolerable tal actitud y pide al gobierno la separación del general Baldrich. El concejal Eladio Quintero ( demócrata) se muestra indignado, celoso defensor de la esfera civil. El gobernador Pedro Ollero Cánovas es ciertamente mucho más conciliador e igualmente las autoridades académicas. Al final todo se soluciona con unas copas y dulces compartidos. Lo que no sabemos es si ambos donjuanes en aras de la concordia y de dejar la partida en tablas renunciaron voluntariamente a la mano de doña Leonor (como suele decirse)
El hecho en sí puede ser una pura anécdota, pero no las implicaciones. Prácticamente toda la ciudad toma partido. El grueso de la prensa, salvo “El Museo” por razones personales, está a favor de los universitarios. Una oleada de antimilitarismo recorre la ciudad (el tema de las quintas sigue pendiente y preocupante: la guerra de Cuba sigue demandando quintos desde octubre de 1868).

-Fuente: Valladolid en el siglo XIX. ISBN: 84-395-4289-9
Imprime este artículo

No hay comentarios:

 
Subir