16/4/12

El Palacio de Villena


Fue construido en el siglo XVI, siguiendo la traza del edificio de Francisco de Salamanca (el arquitecto que reconstruyó la Plaza Mayor de Valladolid. Ofrece un proporcionado patio del siglo XVI, con dos pisos, arcos de medio punto apeados sobre columnas jónicas y medallones en las enjutas, al que abre la escalera principal, de tres tramos, abierta al claustro.
Perteneció a don Diego Hurtado de Mendoza, conde de Mélito, hijo segundo del Cardenal Mendoza. Lo heredó su hija doña Ana de Mendoza, casada con el portugués Ruy Gómez de Silva,príncipe de Eboli y marqués de Pastrana.


La princesa de Eboli, tras la muerte de su marido, se haría famosa por sus amoríos con el secretario de Felipe II, Antonio Pérez. Más tarde la casa pasó a propiedad del marqués de Villena y marqués de Alonso Pesquera, que fue su último propietario hasta pasar al destino de Gobierno Civil. Carlos V se alojó en la casa en 1556, camino de Yuste.
Su fachada presenta un esquema horizontal con torres en los extremos, que provienen de una gran reforma del edificio efectuada a finales del siglo XIX. Sobre la portada de entrada, renacentista y con arco de medio punto, podemos observar una regia ventana con las armas del propietario. Estos dos últimos elementos datan de la primera edificación del siglo XVI y presentan gran similitud con los que podemos encontrar en el Palacio del Licenciado Butrón, también en Valladolid.

El Palacio cuando hacía las funciones de Gobierno Civil

El zaguán es de amplísimas dimensiones. Desemboca en un proporcionado patio, de dos pisos de arquerías, en tres lados. Hasta el verano de 1982, esta casa ha sido residencia del Gobierno Civil. Hoy alberga la Biblioteca, la sala de conferencias, los talleres de restauración, el depósito y el Belén napolitano, por lo que es edificio relevante del Museo Nacional Colegio de San Gregorio, aunque su actividad más visible se sitúe en el edificio de enfrente.


Ver mapa más grande


Imprime este artículo

1 comentario:

FELIX dijo...

Este palacio es uno de los edificios civiles,de nuestro Valladolid,que de siempre más me han gustado. Lo que no sabía y gracias a tus aportaciones descubro, es que pertenecía a la Princesa de Eboli un personaje de los mas intrigantes de la época. Muchas gracias-

 
Subir