1/3/10

La tumba de Cristobal Colón en Valladolid


Marcial Castro, historiador e impulsor del Proyecto de Identificación de Cristóbal Colón y de su familia inmediata, coordinado por la Universidad de Granada, descubrió en 2005 el lugar exacto del primer enterramiento del descubridor de América en Valladolid, ciudad en la que murió el 20 de mayo de 1506.
Hasta esa fecha, únicamente se conocía que Colón fue enterrado en la capilla de Luis de Cerda, en el convento de San Francisco, según la documentación manuscrita conservada.
El convento de San Francisco, desaparecido en 1837, sobrepasaba las tres hectáreas (30.000 metros cuadrados), "cabida suficiente para que cupiesen en él holgadamente cuatro campos de fútbol como el Santiago Bernabéu", explicó Marcial Castro.

El terreno pertenenciente al Convento de San Francisco (1), abarcaba
la zona en la que hoy se encuentra la calle Constitución

El mencionado Luis de Cerda era Tercer Señor de Villoria y había fallecido en 1469, por lo que es de suponer que fue su viuda, Francisca de Castañeda, quien autorizó el entierro del Almirante en su capilla.
"Por más que nos pueda parecer sorprendente, nunca ha habido ni un solo intento en Valladolid por ubicar esta capilla donde recibió la primera tierra Cristóbal Colón, después de haber sido estudiado todo lo tocante a su vida hasta la saciedad y la obsesión", señaló el historiador.

Una carretera y una tubería
El profesor Castro se apoyó en los estudios de carácter artístico que realizó la profesora María Antonia Fernández del Hoyo sobre el citado convento, para tratar de localizar la capilla de Luis de la Cerda.
El trabajo de esta profesora de la Universidad de Valladolid fue decisivo para localizar la Capilla.
Castro explicó que con la recopilación de planos y dibujos antiguos del convento que le remitió la profesora Fernández del Hoyo, y las descripciones antiguas que se conservan de la capilla, sobreimpuso un plano actual de la ciudad y el único plano de este convento que se hizo en 1830.
"La coincidencia es asombrosa y situé la capilla de Colón en el eje de la actual calle Constitución, que se proyectó tras la desamortización de Mendizábal hacia 1843", desveló.


En la actualidad, por esta calle transitan más de 1.000 vehículos al día, ignorantes por completo de que entre 1506 y 1509 estuvo enterrado bajo ese asfalto Cristóbal Colón.
Tras el descubrimiento, Castro se puso en contacto con el Ayuntamiento, concretamente con "Aguas de Valladolid", desde donde le informaron de que a la altura donde estaba la capilla se colocó una tubería de agua de fundición gris de 25 centímetros de diámetro, instalada a finales del siglo XIX, a 1,25 metros de profundidad, aproximadamente.
También hay una alcantarilla de gres de 20 centímetros de diámetro enterrada a unos 2,2 metros.

Calle Constitución

La calle tiene una anchura de nueve metros por lo que quizás aún queden restos del antiguo convento, apuntó el historiador, quien basó esta tesis en que cuando se construyeron unos grandes almacenes, a sólo 75 metros de donde estaba la capilla, aparecieron tumbas y restos de columnas.
Para Marcial Castro, "algún día, tarde o temprano, se tendrá que hacer alguna obra de reparación en la zona y el arqueólogo presente sentirá sin duda latir su corazón ante lo que se pueda hallar".

El viaje de los restos
Aún quedan por resolver algunas incógnitas sobre la recta final de la vida de Cristóbal Colón, como dónde estuvo alojado los días previos a su muerte o dónde falleció, ya que la teoría de que pudo morir en la calle Ancha de la Magdalena (hoy calle Colón), en el solar de lo que hoy en día es el Museo Colón de Valladolid, está sobradamente descartada, según apuntó el historiador.
En la extensa documentación colombina tampoco se ha podido encontrar ni una sola referencia que aclare qué tipo de relación pudo mantener Colón con la familia de Luis de Cerda, aunque el profesor Castro anunció que está investigando en una línea de trabajo que se le ha abierto en este sentido.

Montaje digital del desaparecido convento de San Francisco.
Foto: Juan Carlos Urueña

Tras este primer enterramiento en Valladolid, los restos del Almirante fueron trasladados en 1509 a Sevilla, hasta que a mediados del siglo XVI viajaron a Santo Domingo, en la República Dominicana, donde permanecieron hasta 1795.
En ese año, según algunos historiadores, los restos de Colón fueron trasladados a La Habana y, en 1898, de nuevo a Sevilla, aunque existian dudas de si los que están en la catedral sevillana pertenecían al almirante, en 2006 el equipo del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada (UGR) confirmaron el día del V centenario de su muerte que "definitivamente" los huesos del templo hispalense eran del explorador.

-Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2005/12/07/cultura/1133942317.html

-Tambien de interés sobre este tema
Imprime este artículo

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, he visto tu interesante artículo de la tumba de Cristobal Cobol. Te paso un enlace al vídeo de la Casa Museo del Almirante en Valladolid por si quieres echarle un ojo. Enhorabuena por el blog de nuestra ciudad, está francamente bien.
Salu2.

http://www.youtube.com/user/VALLADOLIDTURISMO#p/u/4/o-hdYEQfgSo

Anónimo dijo...

Me gusta el clip de la Casa Museo a Colon. Moderna y tambien sexy ja

Anónimo dijo...

SE DONDE EXACTAMENTE MURIO COLÓN,FUE EN EL CONVENTO QUE ESTA ENFRENTE DE LA IGLESIA DE LA MAGDALENA, DEBAJO DE LA ESCALERA DE MADERA QUE EXISTIA PARA SUBIR A LA RESIDENCIA DE LAS MONJAS,EN POSICIÓN FETAL

Anónimo dijo...

COLÓN MURIO EN EL CONVENTO QUE ESTA ENFRENTE DE LA IGLESIA DE LA MAGDALENA,DEBAJO DE LA ESCALERAS DE MADERA, EN POSICIÓN FETAL,QUE DABA ACCESO A LA RESIDENCIA DE LAS MONJAS.ESA ES LA VERDAD.

Alter JB dijo...

Tendrás que explicar de que fuentes has bebido para que se conozca y tenga crédito.

 
Subir