23/11/11

El desaparecido Café Royalty

Fotografía de la Calle Santiago en la que, al lado derecho, aparece el Café Royalty

Por Joaquín Martín de Uña

En la relación de desaparecidos de nuestra ciudad y ocupando, quizás, el tercer lugar -tras las personas y los edificios históricos- podemos situar los edificios destinados al ocio de las sucesivas generaciones pucelanas, entre las que pueden incluirse los teatros, frontones, cines campos de deporte, bares y cafés.
Entre estos últimos ocupó un lugar muy importante a principios de siglo y durante más de cincuenta años, el café que fuera propiedad de D. Salustiano Santos Lorenzo, -administrado por sus hermanos D. Ciriaco y D. Jesús-, que hasta el mes de septiembre de 1.947 estuvo emplazado en la esquina de las calles de Santiago y de Claudio Moyano. Tenía su acceso principal desde la primera de ellas -a través de una puerta giratoria, que fuera admiración de la ciudad, y que siguió utilizando durante años la entidad bancaria que ocupa las instalaciones del antiguo café-, mientras que por la calle de Claudio Moyano se accedía a través de una puerta más pequeña, precedida por un pequeño escalón descendente que desembocaba directamente frente a la barra del viejo café. Unicamente se utilizaba para depositar los servicios de los camareros ya que los clientes efectuaban sus consumiciones cómodamente sentados en los tresillos y sillones situados entre las seis columnas de hierro del amplio salón de aquel café que se conoció como El Royalty.

Foto: Archivo Municipal de Valladolid

En su época fue uno de los cafés más importante de Valladolid y no sólo por lo completo de sus instalaciones -cámaras frigoríficas, fabricación de hielo y elaboración de helados para el consumo propio-, sino porque dispuso de un pequeño escenario, situado a unos dos metros de altura del suelo, en el que se dieron algunas de las primeras sesiones de cinematógrafo complementadas de varietés y conciertos ofrecidos por el que fuera famoso Trío Corbino, en el que el violinista cuyo apellido cedía al nombre del conjunto-, era acompañado al piano por Quevedo, y al violoncello por Puga.

Espectáculos musicales
Melodías clásicas y música ligera alternaban en el repertorio del conjunto de cuerda, entre las cuáles alcanzaron notoriedad tanto la Rapsodia Húngara nº 2, de Listz, como los estrenos nacionales de los cantables de películas como Allá en el Rancho Grande o La Caravana, Ross Marie o La silla Vaquera, interpretada por Olga Ramos, Jorge Sepúlveda o La mulata Rizo.


Son de recordar las diversas categorías laborales de los varios camareros que atendían a los clientes situados en los tres espacios en los que se dividía el salón, y que los camareros llamaban rangos, siendo el más solicitado el señalado con el número uno, también llamado del chaflán, atendido durante varios años por el popular Lucio Vielba, quien a su profesionalidad añadía su apostura y simpatía.
Entre las especialidades del café se contaban el chocolate con picatostes -tiras de pan bañadas en leche azucarada y después fritas- elaborados en la pequeña confitería de la calle de la Pasión- servicio que se complementaba con un vaso de agua que en verano se servía deliciosamente helado. Las dos clases de café: de puchero -30 céntimos-, o express -75 céntimos-, que eran servidos por el camarero del café y el echador, encargado de preparar las mezclas de café y de leche de acuerdo con los gustos de los clientes.
Nota distintiva del café fue la visera de hierro y cristal que ceñía la parte superior del local y que en verano se cubría con una lona que atemperaba los rigores del sol vallisoletano.

Gozaron de gran aceptación, por parte de los vallisoletanos, los conciertos que el café ofrecía las mañanas de los domingos y días de fiesta, las llamadas matinés, en las que se tomaba el vermouth, acompañado de aceitunas o patatas fritas, mientras se escuchaban las interpretaciones del Trío Corbino, anunciadas con antelación por medio de programas repartidos por la ciudad.
Durante los días calurosos eran masivamente solicitados los sorbetes de distintos sabores servidos en recipientes cuadrados de alpaca y adornados con diminutas sombrillas chinas. Cuando el buen tiempo lo permitía, las mesas del café salían de su salón y se instalaban en las calzadas de las calles próximas, lo que hacía conveniente la intervención del llamado -por los camareros del local- tendido de los sastres, un grupo de fervientes melómanos que, al no poder sentarse a efectuar sus consumiciones, permanecían de pie en las inmediaciones del café escuchando la música y tratando de silenciar y poner orden en el escaso tráfico rodado que en aquellos años circulaba por la ciudad.
D. Santiago Nieto Pérez, que en su juventud recorriera, en el café recordado, toda su escala laboral, ha prestado desinteresadamente sus recuerdos de esta época sin cuya ayuda el presente escrito habría sido diferente y, sin duda, menos completo. Gracias.

-Fuente: El Norte de Castilla / 28 de noviembre de 1999
Imprime este artículo

7 comentarios:

Alter JB dijo...

Bonita y poco conocida historia de nuestra ciudad, sobre todo la aportación documental.
Felicidades por esta recuperación.

Gelin angel dijo...

Hola soy el nieto de D. Salustiano Santos Lorenzo
Mi madre hija de D. Salustiano Santos Lorenzo vive y tiene 87 años
si alguien quiere ponerse en contacto conmigo puede hacerlo.
Angel Somoza Santos
angel.somoa@t-online.de

Gelin angel dijo...

Perdon,D.Salustiano era mi Tio abuelo y Maria Del Carmen Santos su Sobrina.Mi abuelo D. Glicerio era el Hermano de D. Salustiano

Javier Santos López dijo...

Soy familia Santos, mi abuelo Jesús Santos Lorenzo, mi padre Enrique Santos Antón, un saludo

Javier Santos López dijo...

Hola mi abuelo Jesús Santos Lorenzo mi padre Enrique Santos Antón un

Javier Santos López dijo...

Hola soy familia Santos mi abuelo Jesús Santos Lorenzo el padre Enrique Santos Antón un

Miguel Santos dijo...

Y yo soy nieto de D. Jesús Santos Lorenzo, hermano de D. Salustiano y administrador. Bellos recuerdos.

 
Subir