19/2/10

Calle de Expósitos

Fachada que da a la parte trasera del Palacio de Fabio Nelli

Escoltada en su entrada por dos antiguos palacios –la Casa Señorial de los Valverde y el palacio de Fabio Nelli-, esta vieja calle se remonta al primer caserío vallisoletano. Ya Antolinez de Burgos, primer historiador conocido de la ciudad, nos dice cómo en el siglo XIV se le denominaba “cal de la Puente” (calle del Puente) y conducía, a partir de la cerca donde terminaba, al Puente Mayor.

En el Plano de Bentura Seco de 1738, figura como calle del Puente

Los dos palacios citados no fueron los únicos que tuvieron su emplazamiento en la angosta calle, puesto que, hasta una Orden dada por el rey Don Alfonso XI el día 4 de marzo de 1333, aquí estuvo situada la Casa de los Linajes, lugar de reunión de las diez familias más importantes de Valladolid que, agrupadas en los linajes de Tovar y de Reoyo, se juntaban para elegir los cargos públicos que anualmente debían dirigir los destinos de los ciudadanos (regidor, procuradores de Corte, etc.) y que eran nombrados en le Iglesia Mayor.

Escoltada en su entrada por dos antiguos palacios –la Casa Señorial de los Valverde
y el palacio de Fabio Nelli-, esta vieja calle se remonta al primer caserío vallisoletano

Según el historiador Matías Sangrador, el soler que ocupara esta edificación coincide con el lugar en el que se levantaron una casa de baños y un juego de pelota. En el libro Las Calles de Valladolid, de Juan Agapito y Revilla, se recoge el cambio del título original por el de calle del Río, nombre que mantuvo hasta que por acuerdo municipal de 10 de febrero de 1894, se rotulara con el nombre actual, por conducir al antiguo Hospicio, antes Palacio de los Condes de Benavente y hoy Biblioteca Pública de Valladolid.


La calle conserva su primitiva nobleza, avalada en su acera derecha por el ala izquierda de palacio Fabio Nelli. Partiendo de la torre, esta fachada ocupa dos terceras partes de la acera y en ella se abren varias ventanas protegidas por verjas forjadas, así como un artístico farol cercano a una antiestética puerta de chapa.
La acera izquierda aloja hasta doce portales de diversas casas, con una altura máxima de cuatro plantas y bajos, así como diversos negocios.




Ver mapa más grande

Fuente: Valladolid, una ciudad contada. (Joaquín Martín de Uña)
Editado por el Ayuntamiento de Valladolid. ISBN: 84-95389-01-0
Imprime este artículo

2 comentarios:

vallisoletano dijo...

Me gusta contempar la estructura urbana del casco antiguo, vamos, de lo que queda. Permanecer con la mirada fija en el curso de las calles. Estas fotografías lo propician. Gracias, Jesús Ángel.

vazquez74 dijo...

Hermosas fotos, ojalá esta calle se conserve con toda su esencia para los pucelanos y no pucelanos del mañana.

 
Subir